5/7/10

Alcaldes, meigas e represaliados


Un alcalde gaditano dimite por brujería
Hizo un ritual para purificar la plaza de toros testigo de fusilamientos durante la guerra.

ANA MARÍA FOPIANI/CÁDIZ El Mundo

Joaquín Ramón Gómez, alcalde de Benamahoma, pedanía de Grazalema, en la Sierra de Cádiz, decidió purificar en la noche de San Juan la plaza de toros donde fueron fusilados 150 vecinos serranos durante la Guerra Civil.
Ahora, el primer edil alega problemas de salud y personales para dejar su cargo como alcalde pedáneo de Benamahoma, pero en la mente de sus vecinos y compañeros de partido existen razones muy distintas. El alcalde organizó la pasada noche de San Juan un ritual de purificación o brujería al que asistieron numerosos vecinos. Consistió en una gran fogata para la que encargó a un llamada bruja buena un encntamiento mágico con el que purificar y librar de los malos espíritus la plaza de toros del pueblo, donde se produjeron los fusilamientos en la Guerra Civil.
El acto fue criticado por el Movimiento para la Recuperación de la Memoria Histórica, que no llegaba a alcanzar los motivos de esta purificación. Joaquín Ramón Gómez recibió críticas incluso de sus compañeros de partido. De hecho, el alcalde pedáneo asegura sentirse desmotivado para continuar al frente de la política en la pedanía de la Sierra gaditana.


Ilustración de Uxío Souto: Un Brujo en sus prácticas ritualísticas.