12/9/07

Alfredo González Ruibal


Alfredo González Ruibal (1976) é un dos máis brillantes e prestixiosos investigadores xurdidos das novas xeracións da Arqueoloxía española e galega. Na súa longa traxectoria ten participado como codirector nas escavacións do Castro Grande en 2004 e, dende aquela, mantén unha colaboración estreita co proxecto de Neixón. A súa intelixente ollada sobre a práctica arqueolóxica, o seu espírito crítico e o seu talante respectuoso inza o enfoque asumido neste blog desde o seu inicio.
Como responsable desta iniciativa solidarízome con Alfredo González Ruibal e con Dionisio Pereira, profesionais honestos que levan á practican unha ética da que carecen moitos.

Finalmente, só sinalar que os que foron asasinados en 1936 en adiante tamén foran denunciados por alguén no seu día. As denuncias, as de onte e as de hoxe, nunca poderán agochar a verdade.

Xurxo M. Ayán Vila.

3 comentarios:

victor manuel dijo...

AQUI EN NUESTRO QUERIDO BIERZO SURGIO HACE POCOS AÑOS , MUY POCOS EN COMPARACION CON LOS AÑOS QUE ESTUVO TODO ENTERRADO,LA ARMH DE LA MANO DE 2 TIPOS QUE HAN SIDO UNOS PEQUEÑOS HEROES HACIENDO ALGO QUE DEBERIA HABER HECHO EL ESTADO QUE REFUNDO FRANCO Y NO TUVO HUEVOS NINGUN GOBIERNO A PONER EN SU SITIO.
ELLOS EMPEZARON BUSCANDO A SU ABUELO EN PRIARANZA DEL BIERZO Y CONSIGUIERON DESPERTAR LA CONCIENCIA DE LOS QUE LLORABAN EN SILENCIO A MUERTOS ENTERRADOS COMO ANIMALES Y TAMBIEN LAS CONCIENCIAS DE AQUELLOS QUE COLABORARON,DELATARON,MATARON O SIMPLEMENTE CALLARON.
TODOS DEBEMOS ALGO A GENTES QUE PONEN SU TIEMPO Y SU CARA PARA RECIBIR LA INQUINA DE LOS COMPLICES.ESOS QUE ACAPARAN LA IDEA DE ESPAÑA , UNA ESPAÑA A LA QUE REALMENTE NO QUIEREN,SOLO LA USURPAN.

Anónimo dijo...

¿Quién dijo que en el país en el que vivimos se dió un proceso de transición a la democracia ejemplar? ¿Acaso lo ejemplar es olvidar?

Anónimo dijo...

Ya sabemos porque ciertos grupos pretenden olvidar el pasado, quizas ese pasado esta manchado por la sangre de muchos españoles que intentaban un mundo mejor para todos. Que su voz nunca se apague.
ANIMO ALFREDO.