7/8/07

Literatura e Arqueoloxía

Reconocer la importancia de la narración en arqueología supone admitir, paralelamente, que el lenguaje supuestamente científico no es la única forma de producir conocimiento. Lo poético, en el buen sentido, no tiene por qué estar reñido con la verdad.
La Arqueología tiene que tomar en consideración la forma en que la gente se encuentra materialmente involucrada en el mundo y en sus relaciones con los objetos y dar cuenta de esa experiencia; debe ser consciente de que el pasado está poblado por personas y cosas estrechamente relacionadas, no por individuos pero tampoco por entes abstractos, y, finalmente, debe tratar de contar el pasado de una forma narrativa, con todo lo que ello implica desde un punto de vista literario. Si hacemos esto, será más fácil que la arqueología deje de verse como una ciencia inútil, esotérica y apartada de la realidad. Se trata, en definitiva, de hacer de nuestra disciplina una práctica comprensible y necesaria.

[Alfredo González Ruibal: Experiencia, Narración, Personas: Elementos para una arqueología comprensible. Complutum, 2006, vol. 17: 235-46. Madrid, páx. 245].