29/3/12

Saudade


-Muchos irlandeses no somos celtas de raza, pero sí por emigración. Necesitamos poetas que creen para nosotros crepúsculos llenos de dioses vagos y míticos y héroes para consolarnos en nuestras amargas luchas. Afortunadamente, ustedes los gallegos tienen a Rosalía de Castro y nosotros a nuestra morena Rosaleen.
Tío Anselmo suspiró cuando oyó el nombre de Rosalía de Castro y se secó una lágrima mientras recitaba uno de sus cantares gallegos.
Lucas, el gitano, escupió en el suelo e interrumpió nuestro quejumbroso intercambio.
-El diablo se lleve a los dos con su poesía llorosa y sus lágrimas. Como dicen en caló: "goles e ternoro, ne aupran aor charo" [el rebuzno de asno no llega al cielo]